Portada>actualidad>Autocross Alguaire

26/06/2007

Jordi JULIÁ

 

Uno que se escapa y dos que no quieren perder el tren del campeonato fue lo que dio de sí la quinta prueba del Catalán, celebrada en el Circuito Sagrat Cor de la ilerdense población de Alguaire. Organizada por la Escudería C.A.V.A., reunió a 58 equipos en tres categorías: en 1.600 cc ganó Barcons, la de 2.000 fue para Brutau y en Car Cross venció Puigvert.

En entrenos y mangas previas de 1.600 cc destacaron Barcons, Guerrero, Soldevila y Jordi Boltà.

Ya en la final, Boltá se entretuvo en la salida y, superado por bastantes contrincantes, tuvo que remontar para obtener un meritorio tercer puesto. Barcons se situó en primera posición sin ser entorpecido por nadie, aunque muy atento a las buenas dotes del joven Joel Guerrero, que hacía volar su 205 Rallye hasta dejar descolgados a sus perseguidores, que tuvieron que batallar la posición, caso de Vilamitjana, Soldevila, Latorre, Crespi y David Boltá. Cabeza abandonó a tres vueltas del fi nal, cuando también peleaba con ellos.
 

Brutau pone la directa
Esta vez fueron Ángel Capellera y Moisés González quienes apretaron al líder Josep Brutau, aunque no llegaron a desbancarlo. En entrenos fueron ellos tres los que consiguieron mejores registros, junto a Salichs. En las clasificatorias también lograron sus victorias, a excepción de González, que no encontró el ritmo, y sí lo hizo Mora, que impresionó por su espectacularidad.

En la manga definitiva, Capellera se hizo con la cabeza hasta el tercer giro, cediendo frente a un González al que le traicionó la mecánica. Con Brutau líder y Capellera segundo, Salichs batalló detrás durante el último tercio de la carrera, aunque al final no hubo cambios. Jordi Costa y Ramón Gené no tuvieron demasiados contratiempos y entraron en las siguientes posiciones.
 

Puigvert brilla
Aparte de los tres hombres de la temporada, Jordi Casas, Ernest Planas y Marc Batlle, en entrenos se involucraron Santiago Mur y un ex campeón, Jordi Puigvert, que se marcó un tiempo de récord. Se unieron, en el cúmulo de puntos, Alberto Montalbán y Joan Torrabadella, que también consiguieron victorias parciales en las clasificatorias. El hermano de Alberto, Santi, con un Demon prestado por la casa de Linyola, se hizo con un puesto en la fi nal, gracias a la victoria en la Final B, junto a los similares monoplazas de Jaume Casas y Jordi Llamas.

En la última carrera, el acoso de Puigvert a Planas surtió efecto y lo pasó, continuando la batalla en la que el piloto de Demon se escapó lo suficiente para no sufrir más ataques del Semog. Aunque no se esperaba que estuvieran tan arriba, Joaquín Liébanes y Joan Torrabadella demostraron un grado de pilotaje de altísimo nivel, e incluso pudieron destacarse de uno de los “cocos” de la categoría, Marc Batlle, que terminó quinto, no muy distanciado de Jaume Casas, Santiago Mur y Montalbán.

La próxima reunión será en Vidreres, donde el 2 de septiembre empezará la recta final de las nueve carreras programadas.

                        TORNAR